viernes, 12 de octubre de 2018

ROMULO, PRIMER REY DE ROMA

Romulo fue el iniciador del periodo historico llamado Monarquia romana, despues del rapto de las Sabinas, cuando Rómulo invitó a las tribus vecinas a un festival en Roma, durante el cual secuestraron a las mujeres, especialmente a las de la población de los Sabinos. 
Después de este hecho, los  sabinos, claro,  les declaran la guerra y cuando se iban a enfrentar en lo que sería una batalla final, las sabinas se interpusieron entre ambos ejércitos combatientes para que dejasen de matarse porque, razonaron, si ganaban los romanos, perdían a sus padres y hermanos, y si ganaban los sabinos, perdían a sus maridos e hijos. Las sabinas lograron hacerlos entrar en razón y finalmente se celebró un banquete para festejar la reconciliación, todo acabo pacificamente gracias a las sabinas que intercedieron por sus nuevos maridos.
                  Hersilia Separando a Rómulo y Tito ¨Tacio- Guercino

Romanos y Sabinos firmaron un tratado de alianza que unió a ambos pueblos para siempre. Tito Tacio gobernó conjuntamente con Rómulo y tras el fallecimiento de Tito se convirtió en el único rey de ambos pueblos.
Su reinado, según la tradición, duró 33   años y Roma prosperó tanto que concedieron a su primer soberano el título de Padre de la Patria.
Cuando a Rómulo le llegó la hora de abandonar este mundo, Marte solicitó para su hijo un lugar entre los dioses, a lo que Júpiter, halagado por los templos que éste había construído en su honor, no puso ningún obstaculo.
Óleo de Nattier de principios del siglo XVIII mostrando a Rómulo siendo conducido al Olimpo por Marte

Cierto día que Rómulo se encontraba sentado ante su pueblo en el monte Palatino, descendió Marte en un carro alado llevándolo por los aires, mientras Júpiter descargaba una terrible tormenta llena de rayos y truenos, lo que llenó de terror a los presentes. Alguien dijo que había visto  por última vez a su rey desaparecer tras la colina del Quirinal, por eso se cree que Rómulo ascendió a los cielos como el rey Quirino.
                                Hersilia- Jacques-Louis David 

Ya en el olimpo de los dioses, Rómulo pidió que su esposa Hersila se reuniese con él y así fue como concedieron a Hersilia el don de la inmortalidad, transformandola en la diosa Hora.
.

miércoles, 10 de octubre de 2018

SALVADOR DALI Y GALA-Una exposición reivindica el papel artístico de Gala más allá de musa de Dalí


Lorca, Dalí y Buñuel en una de las fachadas de la Residencia de Estudiantes



En este vídeo podemos enterarnos de la vida de Salvador Dalí, pero ¿quien era Gala?

En 1969, Salvador Dalí, el pintor surrealista, regaló un castillo abandonado a su esposa de origen ruso, Gala, como regalo. Ella agradeció  su generosidad, pero  estableció reglas para su nuevo hogar en Púbol, un pueblo en Cataluña.Gala estipuló que su esposo solo podría visitar el castillo si el  recibía  una invitación por escrito. "El rigor y la distancia sentimental, como lo demuestra la ceremonia neurótica del amor cortés, aumentan la pasión", escribió más tarde Dalí.

Algunos presentan a Gala como alguien dispuesta a desempeñar el papel secundario de musa y modelo,  Gala, quizás, se sentía más cómoda a la sombra de Dalí, pero sabía que  llegaría a convertirse en una leyenda algún día.
Gala,  Elena Ivanovna Diakonova, nació en Kazan, Rusia, en 1894. La familia se mudó a Moscú, donde vivían cómodamente y se movían en círculos intelectuales, pero cuando Gala se enfermó debido a la sospecha de tuberculosis a los 17 años, fue enviada a un sanatorio en Suiza para recuperarse.






Paul Éluard, Gala y Cécile, con un ramo de flores, antes de que Gala se fuera a vivir con Salvador Dalí. 

Allí conoció y se enamoró de un joven francés llamado Eugène Émile Paul Grindel, que no estaba seguro de convertirse en escritor. Gala lo alentó, y el continuó publicando poesía como Paul Éluard. Hoy, Éluard es recordado como uno de los fundadores del movimiento surrealista.
Dalí, Gala, Eluard y Nusch, en Cadaqués

Después de regresar a Rusia, Gala persuadió a sus padres para que la dejaran ir a París, y también consiguió que los padres de Éluard le permitieran mudarse a la casa de su familia con su hijo. La pareja se casó en 1917.
Junto a Éluard, Gala se movió dentro del grupo surrealista y  tuvo una aventura amorosa con Max Ernst, quien  la pintó. Era amiga íntima de René Crevel y René Char, dos de los principales escritores surrealistas franceses. También sirvió como modelo para Man Ray, el artista y fotógrafo estadounidense. Sin embargo, su relación con otros surrealistas prominentes fue a menudo tensa, especialmente con el escritor francés André Breton y con el director de cine español Luis Buñuel.
dali gala 10
En 1929, los Éluards viajaron a España y visitaron a un artista en ciernes llamado Salvador Dalí. Gala se enamoró y  dejó a Éluard y su hija para reunirse con Dalí  en las afueras de la ciudad de Cadaqués.
Resultado de imagen de gala pintada por dali

Dalí y Gala se casaron en 1934. Durante cinco décadas, Dalí hizo cientos de dibujos y pinturas de Gala, mostrando a su multifacética esposa como la Virgen, como una figura erótica o como una mujer oscura y misteriosa. Dalí también comenzó a firmar algunas pinturas "Gala Salvador Dalí", mostrando el fuerte vínculo de la pareja. Pero no hay evidencia de que Gala haya usado un pincel o le haya dicho a Dalí cómo componer sus obras.
A Gala le gustaba leer las cartas del Tarot, pero también era una mujer de negocios inteligente que sabía cómo atraer a los galeristas mientras mantenía a Dalí lejos de las personas de quienes desconfiaba. En una entrada del diario en 1939, la novelista Anaïs Nin relató cómo Gala le asignaría tareas específicas a ella y a otras personas para ayudar a su esposo durante su estancia en la casa de Caresse Crosby, una patrona estadounidense de las artes. El talento de Gala como publicista no pasó desapercibido: Giorgio de Chirico, el pintor italiano, le pidió que también se convirtiera en su agente.

 Gala provocaba una mezcla de miedo y fascinación. En una sociedad dominada por los hombres, ella  tampoco encontraba muchas aliadas entre las mujeres. La coleccionista de arte estadounidense Peggy Guggenheim, en sus memorias, describió a Gala como "hermosa" pero "demasiado artificial para ser comprensiva". Otros la catalogaban como aprovechada pero alguien dijo: si así fuera  ¿porqué abandonó a establecido Éluard y el glamour de París por Dalí, un joven pintor que vivía en una aldea?

Gala murió en 1982 y fue enterrada en Púbol, en una cripta diseñada por su esposo. Dalí construyó su tumba junto a la de ella, pero  abandonó Púbol dos años más tarde, luego de sufrir un incendio en su habitación del castillo. Fue enterrado en 1989 en su propio museo, en su ciudad natal, Figueres.

sábado, 6 de octubre de 2018

Así fue la catastrófica erupción del Vesubio que acabó con Pompeya



El primer núcleo estable de la ciudad de Pompeya se remonta aproximadamente al siglo VII o VI a.C., cuando los oscos, un pueblo de la Italia prerromana, se instalaron en el lugar, al pie del monte Vesubio. En el 59 d.C., un altercado entre los habitantes de Pompeya y los de Nuceria con motivo de un espectáculo de gladiadores causó muertos y heridos y el incidente llegó a oídos del emperador Nerón, quien clausuró el anfiteatro pompeyano durante diez años. Lo peor estaba por llegar…
En febrero del 62 d.C., tres años después de la reyerta, se produjo un terremoto que ocasionó numerosos daños en Pompeya y en otras ciudades cercanas. La ciudad fue reconstruida y todavía se estaba restaurando cuando, el 24 de agosto del 79 d.C., fue sorprendida por la catastrófica erupción del Vesubio, que causó la muerte de miles de personas y que supuso el fin de Pompeya, sepultada bajo las cenizas y piedras expulsadas por el volcán.
El 26 de agosto volvió a salir el sol y del Vesubio solamente emanaba una columna de humo, pero Pompeya estaba completamente ennegrecida y destruida
 El sitio se perdió de la memoria durante más de 1.500 años, hasta que empezaron las primeras excavaciones arqueológicas en 1748 por el ingeniero español Roque Joaquín de Alcubierre, nacido en Zaragoza.


miércoles, 3 de octubre de 2018

SEXO Y EDAD


Uno no nace con el saber, solo el tiempo y la experiencia te da conocimiento de ciertas cosas.

El sexo a partir de los 65 años

1. Favorece la salud cerebral
2. Te hace lucir y sentir más joven
3. Beneficia el corazón
4. Reduce el riesgo de cáncer de próstata
5. Combate el insomnio
6. Es bueno para la pareja
7. Te hace más feliz

Pero ¿Quien se puede imaginar esto?

En nuestras cabezas unimos sexo y juventud y pronto evitamos pensar que nuestros padres lo practiquen. Los médicos son los que deberían hacer de psicólogos y descartar esas ideas  absurdas de nuestras cabezas. Toda esta reflexión tiene algo que ver con algo que me  recordé hoy...

Un día  mi  madre dijo "no se que me pasa que no podemos".

Solo yo entendí lo que le pasaba y el corazón me dio un vuelco.
Había ido con ella al médico unos meses antes. El galeno que la atendió, dirigiéndose a mi con ojos de acusación, dijo: "tiene un importante prolapso vaginal, tiene que ir al ginecólogo".  

Cuando la atendió el especialista le explicó que tendrían que operarla, pero como si de repente se le encendiera una bombilla en el cerebro, le preguntó: "¿Practica usted sexo señora?"
anciano-imagen-animada-0007
¿Donde está la psicología de un hombre? Mi madre bajó la cabeza avergonzada y  dijo -NO. Ya empezaba a tener los primeros síntomas de alzheimer, además estaba delante de su hija ¿Que podía decir? Y  yo, cuando fui consciente de lo que había ocurrido me moría de remordimientos. ¿Como no reaccioné? Pero, en aquel momento no podía imaginar a mis padres, unas personas mayores, practicando sexo.

- Bueno señora, pues si no practica sexo la vamos a coser...

lunes, 1 de octubre de 2018

Tamara de Lempicka- EXPOSICION

 

 

Tamara de Lempicka

Exposición en Madrid, España 05 oct de 2018 - 24 feb de 2019
 Amiga —cuando no amante— de reyes exiliados y aristócratas de alta y baja estofa, perpetradora de fiestas y orgías, cocainómana y cazadora nocturna en busca de marineros que llevarse a casa, fiera bisexual, trabajadora impenitente, amante y militante del lujo y la decadencia burgueses, inspiración de modistas y diseñadores, icono pop e influencer adelantada a su tiempo-
 Tamara de Lempicka conoció a Alfonso XIII durante el exilio del Borbón en Roma tras la proclamación de la II República. Pero fue según ella en la pequeña localidad balnearia de Salsomaggiore Terme, al norte de Italia, donde el rey posó para la pintora en varias sesiones. 

 Algunos diarios locales de la época, como el Salsomaggiore Illustrato, se hicieron eco de la noticia, corroborada por la autora en una carta al galerista italiano Gino Puglisi: “Estoy retratando al rey de España”.

 Autorretrato en el Bugatti verde, la obra más popular de la artista.
 Una mujer al volante de su automóvil (aunque la artista no tenía un Bugatti, sino un Renault, y no era verde, sino amarillo), decidida a la vez que etérea, la mirada confiada a la par que serena, uno más de los personajes fríos y metálicos que salieron de su paleta. La misma mujer que jugó en los años veinte y treinta a hacer más o menos lo que le vino en gana; la devoradora de hombres y de mujeres; la pintora amiga de Picasso, Cocteau, Gide, Orson Welles, Tyrone Power, Greta Garbo y Dalí (con quien compartió galerista, Julien Levy); la fiera nocturna que de vuelta a casa, ya de madrugada e incrustados en su cuerpo y en su mente los efluvios de los sucesivos paraísos artificiales, se ponía a pintar veloz, obsesivamente, en su estudio de la Rue Méchain de París. Olvidando a sus sucesivos amantes y a sus sucesivos maridos y  a su hija Kizette.

 Fue una pintora inclasificable que bebió de las fuentes del Renacimiento italiano, influida por Ingres y por el cubismo sintético de su maestro André Lhote, una artista de estética personal e intransferible (estética de la decadencia, podría decirse) que tuvo a sus pies lo mismo a cientos de amantes que a los más importantes coleccionistas de los años veinte y treinta, pero que, sin embargo, nunca interesó demasiado a los responsables de los grandes museos, incluido el Pompidou de París, a quien donó varias obras que no suelen exhibirse en la colección permanente. 

Grandes del mundo de la moda como Krizia, Dolce & Gabanna, Prada, Karl Lagerfeld, Gianni Versace o Elie Saab le hicieron sendos homenajes en sus creaciones. Vivió en Moscú y en San Petersburgo, de donde huyó de la Revolución Rusa con su esposo, Tadeusz Lempicki, y sucesivamente en Lausana, Copenhague, Roma, París, La Habana, Beverly Hills, Nueva York, Boston y Cuernavaca. Fue baronesa, se comió la vida, el arte fue para ella lo más importante, no se puso reglas morales, fue una mujer ambigua llena de luces y sombras, medio polaca y medio rusa, una estrella mundial en su tiempo luego caída en el olvido y finalmente resucitada en la gran exposición que el galerista Alain Blondel montó en París en 1973. Tamara de Lempicka entre el oro y el fango. Puro exceso. 
Información EL PAÍS