martes, 13 de noviembre de 2018

Gerda Wegener


 Resultado de imagen de Gerda Wegener
                                                                         Gerda y  Einar Wegener  1924. 




Gerda Gottlieb Wegener 

Gerda Gottlieb Wegener Porta (15 de marzo de 1886 - 28 de julio de 1940) fue una ilustradora y pintora danesa.
Hija de un clérigo, se mudó a Copenhague para continuar su educación en la Royal Art Academy, y se casó con el artista Einar Wegener (1882-1931) en 1904. Después de mudarse a París en 1912, consiguió mucho éxito. Tanto como pintora como ilustradora para Vogue, La Vie Parisienne, Fantasio y muchas otras revistas. No solo logró la fama en París, Gerda también tenía seguidores en su país de origen. Realizó exposiciones en la galería Ole Haslunds en Copenhague a intervalos regulares. Su carrera se basó en un talento fenomenal, pero tal vez aún más por su inusual matrimonio.

Einar Wegener,  por muchos, en ese momento considerado un artista muy  talentoso, suavizó su propio trabajo y perfil para ayudar a su esposa en sus esfuerzos artísticos. Con un disfraz femenino, "Lili", se convirtió en la modelo favorita de Gerda. Einar Wegener finalmente se convirtió en una mujer transexual, y le hicieron la primera cirugía de reasignación de sexo conocida públicamente, en 1930, tomando el nombre de Lili Elbe. Gerda Wegener apoyó a Elbe durante su transición. El rey de Dinamarca declaró nulo e inválido el matrimonio de los wegeners en octubre de 1930.
 En 1931, Gerda Wegener se casó con el comandante Fernando Porta, un oficial, aviador y diplomático italiano, y se mudó con él a Marruecos, específicamente a Marrakech y Casablanca. Se divorció de Porta en 1936 y regresó a Dinamarca en 1938. Celebró su última exposición en 1939.
Murió en julio de 1940.

sábado, 10 de noviembre de 2018

TARQUINIO EL SOBERBIO

Gobernaba en Roma Numa Pompilio, hombre pacífico, consagrado principalmente al fortalecimiento del estado. Fortificó, en la orilla derecha del Tiber,  el monte Janículo y  comunicó ambas orillas por medio de un puente. Durante su gobierno la ciudad se ensanchó, llegando hasta el puerto de Ostia que llegó a ser el centro del comercio de la sal.
En esa época se estableció en la ciudad un hombre de origen etrusco, Lúcumo, nacido en Tarquina. Lúcumo era rico y ambicioso y su mujer, Tanaquil, lo convenció de trasladarse a Roma para buscar prestigio.

La familia llegó a Roma en un lujoso carruaje pero a las puertas de la ciudad un águila cayó en picado sobre la cabeza de Lúcumo y le arrebató el gorro. Se quedaron muy sorprendidos pero cuando Tanaquil vio que el ave colocaba de nuevo el gorro sobre la cabeza de Lúcumo enseguida se percató que su marido estaba llamado a recibir grandes honores.
Adquirieron una casa lujosa, en el barrio más rico de la ciudad y Lúcumo romanizó su nombre y pasó a llamarse Lucio Prisco, intercalando Tarquinio, para no olvidar su origen Etrusco.
Organizó fiestas  y banquetes invitando a la gente más importante de la ciudad. Sus amigos y huéspedes le denominaron simplemente Tarquinio. 
Se ganó incluso la confianza del monarca Anco Marcio, que lo nombró consejero y tutor de sus hijos.
Resultado de imagen de anco marcio
Cuando falleció Anco Marcio, la corona debería pasar a uno de sus hijos, pero Tarquinio les organizó una cacería para alejarlos y convocó al pueblo para convencerles que el sería el mejor rey y así sucedió.
Cuando regresaron los príncipes no tuvieron más remedio que aceptarlo, aunque meditaron la forma de vengarse.
Tarquinio fue un rey tirano, odiado por su pueblo que lo apodó como Tarquinio el soberbio. Realizó importantes campañas militares y realizó grandes obras, como la construcción del Templo a Júpiter. Pero pese a sus logros, el pueblo no podía soportar su tiranía.
El desencadenante de su caída fue el suicidio de Lucrecia, víctima de una violación perpetrada por un hijo de Tarquinio. La ciudadanía, encolerizada al enterarse del suceso, decidió expulsar al rey y a toda su familia.



sábado, 3 de noviembre de 2018

HA MUERTO EL ASESINO "COMEPAJAROS"

Hoy me he despertado con una buena noticia

- El "comepájaros" ha muerto-

Tirado sobre una acera, en un barrio de Elda, ha aparecido despanzurrado un gavilán. El animal presentaba un golpe en la cabeza, quizás producido en un ataque de caza, y un ala rota.
Un peatón, el eldense Rafael, difundió la foto a través de su móvil y un rastro de alegría se ha extendido por toda la comarca.

María Rico Cantó, vecina de Elda, ha reconocido inmediatamente al gavilán como el asesino de sus tres periquitos. María, como hacemos todos los que tenemos pájaros, sacaba a sus pajaritos a la terraza o balcón y un día al recoger la jaula no quedaban ni las plumas.En 2016, en el ático de un bloque de viviendas, una pareja, dueños de dos periquitos, vieron como un ave muy grande intentaba sacarlos de la jaula y como no pudo acabó con sus vidas.En otro barrio "Piki" quedó con  un ala practicamente arrancada, el segundo ataque que recibía el animalito. En el anterior se había quedado sin una pata y sin su compañero Roki con el compartía jaulaDespues de un reguero de asesinatos de jilgueros, canarios, periquitos y verderones, hoy -en España- las aves cantan felices en el funeral del gavilán.

La noticia se puede leer en el diario Información

viernes, 2 de noviembre de 2018

TULIO HOSTILIO Y LOS HORACIOS

Una vez desaparecido Numa Pompilio, el tercer rey de Roma fue Tulio Hostilio, un príncipe belicoso,   que tuvo que defender la ciudad contra la rivalidad de los pueblos vecinos, principalmente contra Veyes, ciudad etrusca situada al norte, cuyos dominios se extendían hasta  el Tibet, cuya metrópoli era Alba
 Sucedió que algunos campesinos romanos y albanos se habían saqueado las tierras mutuamente. C. Cluilius en ese momento gobernaba Alba. Desde ambos lados se enviaron embajadores casi al mismo tiempo, para exigir la restitución. 
La guerra se preparó por  ambos lados con el mayor vigor, muy parecido a una guerra civil. Los albanos primero irrumpieron en los territorios romanos con un gran ejército. Acamparon a menos de cinco millas de la ciudad, y la rodearon con una trinchera que fue llamada la trinchera de CluilianEn ese campamento muere Cluilius, el rey Albano; Tulio  estaba de buen humor, especialmente con la muerte del rey. Ya los dos ejércitos enfrentados cara a cara, a punto de lanzarse uno contra otro, no se atrevían a dar el primer paso por los lazos familiares que les unían.

Tras duras deliberaciones, decidieron zanjar las diferencias con un duelo . En las filas de los romanos  figuraban los tres hermanos Horacios y en la de los albanos se encontraban los tres hermanos Curiaceos. 
Cuando ambos bandos recibieron la señal se lanzaron encarnizadamente unos contra otros. Al poco tiempo fueron cayendo gravemente heridos un hermano tras otro. Aunque los cariaceos estaban tocados quedaron los tres en  pie contra uno. Una cerrada ovación aclamaba a los albanos, mientras la desesperación cundía en el bando de los romanos.  El Horacio superviviente hizo el ademán de retirarse de la lucha. Los Corieaceos lo persiguieron con saña, uno de ellos se acercó al Horacio para rematarlo, pero esto era lo que esperaba el romano, rapidamente se revolvió y lo venció y lo mismo hizo con los otros dos.
Alba Longa no tuvo más remedio que rendirse a Roma y el héroe fue conducido entre aclamaciones hasta la puerta de la ciudad. Una hermana suya prometida a uno de los Curiaceos, al descubrir las vestiduras ensangrentadas del Horacio, no pudo contenerse e irrumpió con un amargo llanto. 

El Horacio, lleno de furor, se arrojó contra su hermana y la atravesó  
con su espada, exclamando "Perezca así cualquier romano  que llore la muerte de un enemigo"
Tulio fue derrotando, poco a poco, a todas las ciudades vecinas pero los dioses estaban disgustados con el trato que los romanos habían dado a los Curiaceos y tambien por la cobardía que habían demostrado éstos. Una terrible plaga asoló Roma, cayendo enfermo el propio Tulio. Imploró éste a los dioses, prometiendo incluso dedicarse al sacerdocio como Numa. En las manos de Tulio cayó un  un ritual secreto dedicado a Júpiter y decidió seguirlo, esperando ganarse el respeto de los dioses, pero se equivocó  y Júpiter encolerizado envió un rayo sobre el palacio real, provocando un gran incendio que atrapó al soberano entre las llamas.

jueves, 1 de noviembre de 2018

QUERIDA CRIS, EL MUNDO ES UN DESASTRE


Querida Cris,
Acabo de leer una noticia en FARO DE VIGO que puede disgustar mucho a tu madre. 

-La Audiencia de Vigo tumba la pensión alimenticia eterna


Dos sentencias extinguen la obligación de padres separados hace décadas de seguir abonando la paga al superar sus hijos los 40 años-

La mamá de Cris ya pasa de los 90 años y sigue cobrando la pensión de orfandad así que es mejor que no lea el periódico.

¿Te he contado lo de la cama, Cris? Hace unos quince días bajé del desván una cama, por eso de no aguantar ronquidos o simplemente por paz. Cuando la tenía armada me di cuenta que le faltaba un enganche. No le dí mucha importancia y coloqué la tabla. Una tabla mejor dicen que mejor para la espalda. Esta noche la estrené y en pleno sueño sonó un bum y me encontré con el cuerpo en triángulo: culo en el suelo, cabeza y piernas arriba.

 Por la mañana comenté el desastre, el ingeniero echó un vistazo y dijo "eso se arregla con libros". Querida amiga, la enciclopedia Larousse fue completa debajo de aquella tabla rota. Para que engañarnos, yo la veía horrible, pero el "arregla todo" me convencía: "mira que eres rara, que está muy bien". 
Esta semana vino la hija por casa "mamá ¿que es eso?" Ni pregunté a que se refería... grité y grité y ante el revuelo la voz masculina se acercó. Ni hablar le dejé...la vena dramática me salió.
"Esto no puede ser, esta casa es un desastre". Bueno, bueno dijo calmándome, esto tendrá arreglo, ¿No? Buscamos un tablero con soporte y "el técnico" agarró las herramientas. Cuando ya estaba casi armada, desde mi posición de ayudante, me pareció ver que uno de los soportes del travesaño iba hacia arriba  y el otro para abajo. Que la dichosa cama no es de IKEA que es algo normal. Volteo al asunto y colocado de nuevo, ahora la cama ha quedado fantástica, pero probar no voy a hacerlo, que de adorno queda bien.

miércoles, 31 de octubre de 2018

Víctor Patricio Landaluze y Uriarte


Víctor Patricio Landaluze y Uriarte. Pintor costumbrista, dibujante humorístico y caricaturista político español, activo en Cuba. Fundó en La Habana el periódico satírico "Don Junípero" (1862) y colaboró en diversos semanarios. Aunque se mostró contrario a la independencia, su personaje Liborio, el guajiro, se convirtió en símbolo del pueblo cubano. Creó también otros tipos nativos, realizados en acuareladibujo y óleo. Con una obra de tema auténticamente cubano, captó los tipos y escenas populares de la sociedad colonial en la segunda mitad del siglo XIX.


 Nació en Bilbao el 6 de marzo de 1830.
Con una formación académica y conocimientos del arte litográfico ya sólidos, llegó a Cuba antes de mayo de 1850, como ayudante del General Lersundi, Gobernador de la isla.[ Se instaló en la ciudad de Cárdenas, donde coincidió con el desembarco y retirada del general Narciso López y el posterior desenvolvimiento de aquel intento anexionista, en cuyas acciones murieron el lancero Feliciano Carrasco y el segundo cabo don Manuel de Enna.
 Ya en los años 1851 y 1852, existen dibujos de Landaluze realizados en Cuba. Era un hombre muy culto, poseedor de seis idiomas, conocedor de literatura y pintura, conocimientos que adquirió en Francia. Su carrera militar, su fortuna y su alta vida social, no le impidieron su decidida afición por la cultura y el arte.
 Resultado de imagen de Víctor Patricio de Landaluze
 Estos hechos de armas parecen haber influido en Landaluze para decidir su ingreso al Cuerpo de Voluntarios y la postura política que asumiría como integrista; y también serán la temática de las primeras obras que realiza en Cuba, en 1851, llevadas al grabado en los talleres de la Litográfica Militar y de Louis Marquier. Recién llegado aún, se vincula al género costumbrista que había tomado auge dentro de la literatura insular e ilustra la obra Los cubanos pintados por sí mismos 1852, editado en La Habana por el español Blas San Millán.
Los artículos reunidos en el tomo se acompañan de xilografías, realizadas por José Robles sobre dibujos de Landaluze y litografías del propio artista. Este trabajo fue duramente criticado por Idelfonso Estrada y Zenea desde las páginas del semanario El Almendares, que dirigía (y en el que Landaluze trabajaba como dibujante y donde se relacionaba con el poeta Juan Clemente Zenea). La crítica posterior llegó a sugerir que Landaluze realizó las ilustraciones desde España –guiado por las descripciones de los textos escogidos para el libro– debido a la poca cubanía de los tipos representados, la evidente omisión del sector negro de la sociedad criolla y el desconocimiento que se desprende de una obra que constituye sólo su primer acercamiento al país.
 Ya establecido en La Habana, se aventura en el campo literario como dramaturgo. Sin embargo, su obra más sostenida a la par de la pintura, será la caricatura, que desarrolla a partir de 1857, cuando se incorpora como colaborador al semanario La Charanga (1857-1858), dirigido por Juan Martínez Villergas –a quien le une una fructífera amistad– y donde además del dibujo humorístico, realiza críticas artísticas y de actualidad. En esta época, la fábrica de cigarros de Llaguno y Cía. lanza la serie Vida y Muerte de la Mulata, ilustrada por «La Charanga de Villergas».

 Entre los colaboradores, aparece Landaluce, caricaturizado en el enmarque de las cromolitografías, tocando el bombo, en alusión al seudónimo con que firmaba sus artículos. De su viaje a México junto a Villergas, en 1858, se conservan en la colección del Museo Nacional de Bellas Artes (Cuba) varios apuntes –donados por su viuda– que revelan la pupila ávida de Landaluze, interesado en acercarse a las costumbres y tipos del país que visita. Años después, en travesía por los Estados UnidosInglaterraFrancia y su natal España, documentará también su paso de viajero curioso por esas tierras. A su regreso a La Habana, colabora prolíficamente en varias revistas de corte humorístico.

Funda su propio periódico, Don Junípero (1862-1867), desde donde, entre temáticas generales, se une, con la serie de caricaturas Lecturas de los Talleres (1866), a la campaña contra los reformistas que luchaban por introducir en Cuba la lectura en los talleres de tabaquería. Desde las páginas de El Moro Muza (1859-1877), otra vez junto a Villergas, sus dibujos humorísticos y leyendas de corte político dirigen su sátira incisiva, a partir de 1868, contra las filas independentistas. Pero, será en la revista Juan Palomo (1869-1874) donde aparezcan las más zahirientes caricaturas de Landaluze contra los caudillos de la insurrección presentados como borrachos (Aguilera), ladrones (Aldama) e ineptos para empuñar las armas y contra las actividades de los patriotas cubanos.
 
El tono de las críticas irá en descenso desde 1871 hasta marcar un cambio en su actitud. Este cambio se atribuye al impacto que pueden haber causado en el artista los fusilamientos de los estudiantes de Medicina y el poeta Juan Clemente Zenea, con quien mantuvo una relación amistosa. Su obra se centra entonces, desde el "Almanaque Cómico Político", publicado en Juan Palomo, a satirizar el mestizaje de las razas en Cuba y, desde 1873, colabora con el semanario La Sombra (1873-1874), dentro de una línea netamente costumbrista. En 1872, es nombrado coronel del Cuerpo de Voluntarios y regidor del Ayuntamiento de Guanabacoa. Se traslada a esa villa, donde, junto a la vida militar, se dedica a madurar su obra sobre los tipos populares. Retoma la temática con un conocimiento cualitativo del país y sus gentes que supera con creces la visión que pudo aportar en 1852
El álbum Tipos y Costumbres de la Isla de Cuba (1881), editado por Miguel de Villas, con prólogo de Antonio Bachiller y Morales, es una pieza monumental dentro de la obra impresa de Landaluze: realizó 20 dibujos ilustrativos, impresos en fototipia por Alfredo Pereira Taveira (Portugal, 1844 La Habana, 1913), y una cromolitografía. Obra calificada de epidérmica y pintoresquista, pero reconocida como la que mejor y con más ternura reflejó la vida popular del Siglo XIX en Cuba.
 Amable, pero satírica, su obra pictórica se desarrolla en escenas de pequeño formato, las que, salvo casuales incursiones en otros géneros, son estampas costumbristas. Sus colores brillantes y planos alcanzan en la pintura calidades similares a las de sus acuarelas, y captan con gran realismo la luz del país. Para el esclavo doméstico, escoge interiores acogedores y refrescados por la sombra de la casa colonial. Para los negros y mulatos libres, las calles de la ciudad ofrecen libertad de movimiento y expresividad a las figuras elegantes y gráciles, siempre alegres, que parecen desconocer las miserias sociales que han lanzado a los criollos a la lucha por su independencia.
La visión de la esclavitud que ofrece es festiva en Día de Reyes en La Habana y alcanza algún realismo en el látigo que empuña El Mayoral o en la expresión desesperada de El Cimarrón (1874). No dejó de reflejar al centinela español, al comerciante peninsular o al caballero con su dama. Sus campesinos aparecen en fiestas rurales vestidos con impecables camisas blancas y sombreros de yarey, lo cual ha motivado, en no pocos textos, la confusión de que Landaluze es el creador del personaje de Liborio (una personificación del pueblo cubano que viste el mismo atavío, y que nacería de la pluma de otro humorista, Ricardo de la Torriente, durante la República).
 
Murió en Guanabacoa el 7 de junio de 1889, acechado ya por la tuberculosis que consumió su salud. Estaba, por entonces, casado con una cubana, Rita María Planas y Arredondo, viuda de Granados, dama elogiada por su gracia y con una familia formada de su primer matrimonio, cuya hija y nietos servirían al artista de modelos para algunos cuadros. Ostentaba varias altas condecoraciones del gobierno español.
Su obra contiene la paradoja del extranjero que nunca se identifica con los ideales sociales de la Isla que lo acoge, pero que caló mejor que ningún otro artista la sociedad de su tiempo. La iconografía que establece con su quehacer plástico es una documentación de consulta obligada sobre las costumbres y tipos de la Cuba criolla y colonial de la segunda mitad del siglo XIX.

 EcuRed